“Las alternativas de nicotina sin combustión están creciendo y son el futuro”: clive bates

Colombia (Septiembre 17 del 2018).     Clive Bates[1], experto en el campo de la regulación para cigarrillos electrónicos y productos de tabaco calentado, afirmó que el mercado de estos dispositivos electrónicos seguirá en aumento en los próximos 10 años, especialmente a través del comercio electrónico, aunque el cigarrillo aún será la mayor fuente de ingresos de las tabacaleras.

Bates, director de la firma Conterfactual[2] y ex asesor en el desarrollo del Convenio Marco para el Control del Tabaco, dijo que “son productos que están creciendo en los mercados” y seguirán haciéndolo aunque señaló que en el horizonte está “la nube negra” de la regulación excesiva.

“La línea de tecnología, por ejemplo, al interior de Philip Morris International, tiene una valuación estimada cercana a los 70 mil millones de dólares”, según el experto.

De acuerdo con cifras entregadas por Bates, sólo en el Reino Unido hay unos 3 millones de usuarios de e-Cigarretes, vapeadores y tabaco calentado, comparados con los siete millones y medio de fumadores activos.

“Los productos de vapeo empezaron a estar en el radar de las personas desde 2010, vimos un gran crecimiento de estos productos hacia 2014 y pese a ser muy recientes, han tomado ya una gran parte del mercado”, especialmente de la mano del comercio electrónico dónde la categoría está creciendo.

Sólo en Reino Unido hay al menos tres portales especializados en la venta de estos productos: Vaping.com, Evapo y ZiggiCig, los cuales surten el mercado local y a otros países en Europa.

“Si se lo dejáramos todo a los marketplace, estos productos van a despegar mucho más, especialmente si se les permite tener un mayor mercadeo desde la parte regulatoria”, opinó Bates.

Nubes negras
Pese a la constante innovación del sector, el asesor señala que hay “nubes negras en el horizonte” pues las regulaciones de mercado internacionales y las políticas de salud pública “están tratando de prohibir estos productos, de crearles restricciones y gravar impuestos, entonces el progreso de la innovación podría ser mucho más lento y también la tasa de éxito de quienes buscan abandonar el cigarrillo”.

Bates, quien ha trabajado con diferentes gobiernos en asuntos regulatorios del mercado del tabaco, ve como negativas las políticas de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en una carta pública[3], firmada por varios expertos, solicitó a la entidad adoptar nuevos enfoques contra el tabaquismo como son la reducción del daño y nuevas regulaciones de acuerdo al nivel de riesgo de cada producto.

Pese a que los cambios en las regulaciones de los países y las restricciones al consumo son retos que se mantienen, la perspectiva cambiante de este mercado ha permitido que representantes de gobierno, investigadores, diseñadores de política pública, los medios y la industria estén redefiniendo las fronteras del consumo seguro y abran el debate público frente a las novedades de esta industria.

Los e-Cigarretes y productos de tabaco calentado pasan la prueba a nivel científico

En el marco del evento, el doctor en medicina interna Riccardo Polosa[4], presentó los resultados de un estudio hecho con personas que en cuatro años solo consumieron nicotina por medio de vapeadores.

Polosa, profesor de medicina interna de la Universidad de Catania (Italia), aseguró que tras el seguimiento él y su equipo “apenas pudieron encontrar evidencia de daños en los pulmones” del grupo investigado.

“Trabajamos con pacientes con enfermedades de vías respiratorias y problema de presión sanguínea alta y en esta población específica hemos podido demostrar que al cambiarse a estos nuevos productos mejora su calidad de vida”, explicó Polosa en una entrevista.

El investigador dijo que al iniciar la investigación era escéptico sobre los resultados, pero tras ver la reacción de sus pacientes ahora cree que estas alternativas podrían ser una opción para ayudar a la gente a abandonar el cigarrillo.


[1] Clive D. Bates es Director de Counterfactual, una práctica de consultoría y asesoría centrada en un enfoque pragmático a la sostenibilidad y a la salud pública. Ha tenido una carrera diversa en los sectores público, privado y sin ánimo de lucro. Comenzó con la compañía de TI, IBM, luego cambió de carrera para trabajar en el movimiento ambiental. Desde 1997-2003, fue Director de Acción sobre Tabaquismo y Salud (Reino Unido), haciendo campaña para reducir los daños causados por el tabaco. Desde 2000, estuvo estrechamente involucrado en el desarrollo del Convenio Marco para el Control del Tabaco como jefe de una organización sin ánimo de lucro líder en el control del tabaco y fue instrumental para constituir la Alianza del Convenio Marco de ONGs de apoyo.

Fuente: Central de Noticias AndeanWire

Source: AndeanWire

Expertos recomiendan a OMS nuevos enfoques contra el tabaquismo

Colombia (Septiembre 17 del 2018).     Expertos en el daño producido por el tabaquismo hicieron un llamado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a tomar un nuevo enfoque en la lucha contra este flagelo acogiendo la reducción del daño como estrategia y una regulación diferenciada de acuerdo al nivel de riesgo.

El nuevo enfoque de reducción del daño surge a partir de innovadores productos y dispositivos, vapeadores y cigarrillos electrónicos que también suministran nicotina, pero ya no queman el tabaco, por lo tanto no producen humo, principal causante de la enfermedades asociadas al tabaquismo.

El grupo de académicos[1] de universidades de EEUU y Canadá[i], cree que un enfoque desde la prohibición “no es ético, no es científico y es dañino para la salud pública”, según la carta dirigida a Tedros Adhanom, actual director de la OMS.

Los expertos sostienen que “una regulación excesiva o impuestos sobre los nuevos dispositivos es contraproducente y dañina”, pues su efecto sería reducir la oferta de posibles sustitutos del cigarrillo convencional.

En el pasado, la OMS por medio de sus directivas ha mantenido el enfoque de restricciones, incluso a los nuevos dispositivos de tabaco, lo cual es un precedente para las decisiones de política pública adoptadas por los gobiernos y que podría endurecer aún más los controles a la innovación del sector.

Sobre la posición de la OMS, los expertos buscan que la entidad explore nuevos enfoques como la regulación diferenciada, que consiste en considerar el potencial de reducción del daño de los denominados Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN) al aplicar normas como impuestos, restricciones, precios al público, entre otras.

Además, en ello los autores de la carta ven una oportunidad para que más y más fumadores se cambien a los nuevos dispositivos y puedan tener una menor afectación en su salud.

En concordancia con este enfoque, organismos como la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos recientemente concluyó que: “Si bien los cigarrillos electrónicos no están exentos de riesgos para la salud, es probable que sean mucho menos nocivos que los cigarrillos de tabaco combustible”.

Así mismo el Real Colegio de Médicos de Londres estima que los riesgos del cigarrillo electrónico no “superen el 5% de los asociados con los productos de tabaco quemado, y pueden ser sustancialmente más bajos que esta cifra”[2], según su informe sobre estos productos presentado a finales de 2016.

Pese a la data disponible sobre el potencial de riesgo reducido la OMS y la secretaría del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) se han mantenido renuentes a adoptar una política más flexible.

No obstante, la misma CMCT, establece que “control del tabaco” comprende “diversas estrategias de oferta, demanda y reducción de daños que tienen el objetivo de mejorar la salud de una población mediante la eliminación o la reducción de su consumo de productos de tabaco y la exposición al humo del tabaco”. [3]

Este año la conferencia de las partes (COP 8) del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco se reunirá en Ginebra del 1 al 6 de octubre. Allí se discutirán las principales decisiones relacionadas con política pública, entre ellas la adopción de medidas sobre el consumo de los Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN).

¿Cuáles son los productos de potencial riesgo reducido?

En los últimos 10 años la industria ha desarrollado diferentes dispositivos electrónicos que contienen tabaco o derivados que no se queman, dichos productos que incluyen cigarrillos electrónicos productos de vapor, productos de tabaco calentado, entre otros son considerados como de bajo riesgo o de riesgo reducido para la salud, pero siguen bajo la lupa de instituciones de salud y de organismos internacionales de control y política pública como la OMS.

Dichos dispositivos también son conocidos como Sistemas de Administración de Nicotina Alternativos (ANDS, por sus siglas en inglés) y por su innovación conforman la primera estrategia de ‘reducción de daño del tabaco’ pues no involucran la quema de tabaco ni la inhalación de humo, dónde están presentes la mayor parte de componentes nocivos a la salud.

Fuente: Central de Noticias AndeanWire

Source: AndeanWire