Hace unos días estaba haciendo un mandado largo y agotador en el barrio 7 de Agosto en Bogotá, cuando de repente me di cuenta que eran las dos de la tarde y no había almorzado ni desayunado. Salí del lugar, donde me habían dicho que tendría que esperar por lo menos dos horas, para buscar algo para comer en los restaurantes cercanos. La oferta fue desalentadora, en la zona solo había unas pocas tiendas de barrio y un par de cafeterías donde ya no había almuerzo. De repente, me vino a la mente un local que unos clientes míos habían montado durante la cuarentena, que según recordaba estaba justo en el corazón del “Siete”. Emocionado, caminé hacia la carrera 19 y la calle 66 para encontrar “El Buen Pastor”, una taquería mexicana especializada en la preparación de tacos, quesadillas y tortas “al pastor”.

Lo primero que pedí fue una Costeña, que me la trajeron a una temperatura absolutamente perfecta y con una velocidad que agradecí. Luego me entregaron el menú impreso, gesto que también agradecí ya que los códigos QR, sinceramente, me están empezando a agobiar. La oferta incluía las opciones al pastor antes mencionadas más nuevas incursiones en la birria de res, el suadero, la berenjena y los callos. Tímidamente pedí un taco al pastor y un taco de berenjena; luego, como todavía tenía hambre, probé una birria y luego un taco de suadero. Fueron en total cuatro tacos que disfruté al máximo y por los cuales pagué la módica suma de $26 mil pesos incluyendo la Costeña y una ración ilimitada de unas exquisitas salsas que ofrecen para acompañar los platillos: una salsa de tomate verde ligeramente picante y otro rojo, no tan manso como el anterior. Además, sirven cebollas moradas en escabeche que van de maravilla con cualquiera de los tacos, tortas o quesadillas que pidas.

El Buen Pastor es un lugar sin pretensiones con todas las piezas puestas en el nivel adecuado de calidad y comodidad. No en vano es obra de los mismos creadores de lugares tan especiales y exitosos como el restaurante mexicano “Insurgentes” o el bar de tragos de Baco “Altas”, ambos en Chapinero Alto. La verdad es que me lo pasé tan bien que quise volver a la terraza del segundo piso, al son de la buena música que ponen, la rica comida que sirven y sus bebidas heladas de lúpulo y cebada.

Para los que tienen antojo y quieren ir a disfrutar de este maravilloso lugar, les cuento que no aceptan reservaciones por lo que es mejor llegar temprano o fuera de las horas pico. Están abiertos todos los días de 12:00 a 21:00 o 22:00 y se puede pagar con tarjetas de crédito o en efectivo.

EL BUEN PASTOR
Calle 66 No. 19 – Esq. 85
Bogota Colombia
Instagram @elbuenpastordelsiete

ACERCA DEL AUTOR:

Como Economista y Sommelier Profesional, Michelle Morales combina su labor de consultoría administrativa y estratégica a empresas de restaurantes en Colombia con una activa participación en medios escritos en los que comparte sus historias y vivencias en su principal campo de acción: la gastronomía y el estilo de vida. Adicionalmente, trabaja activamente como Sommelier Consultor para varias compañías de la industria, al tiempo que se dedica a comunicar a través de sus redes sociales, todas sus experiencias en restaurantes, bares, hoteles y diferentes experiencias que, por su trabajo y estilo de vida, disfrutar habitualmente.


@Mikkisan1122

@mikkisan1

@michellemoralesr

Deja una respuesta