Cómo vender si soy millenial, todo sobre el arte de vender para esta nueva generación, explicado por el experto internacional en ventas Manuel Quiñones

LATINOAMÉRICA (Junio 27 de 2019).     Manuel Quiñones conferencista internacional en neuromarketing y neuroventas, profesor y coach corporativo en ventas con una amplia y reconocida experiencia en el manejo, proyección y desarrollo del departamento comercial y de mercadeo, ofrece una combinación de estrategias de negociación desde el neuromarketing que pueden ser de mucha utilidad para la nueva generación, explicando como los millenials deben vender.

A lo largo de la mayor parte de la historia de la humanidad, las personas se reunieron en los mercados tradicionales para intercambiar bienes. La cantidad pagada por esos bienes siempre se determinó a través de procesos de negociación. De hecho, el precio es una invención relativamente reciente. Hoy en día, vemos un precio y esperamos pagar esa cantidad sin poco o nada de negociación aparte de pedir un descuento. Pero incluso en esos casos, puedes terminar pagando más de lo que debería, si no sabe cómo manejar un trato difícil. La conclusión es que, si deseas ahorrar dinero, es imperativo  aprender a convertirse en todo un negociador experto; recuerda: ¡Todo es Negociable!

¿Cómo negociar si eres millenial?

Si hay una constante en la gestión de una empresa y una marca, es la negociación. Ya sea que estés negociando un contrato, un salario o una decisión ejecutiva, tu capacidad para persuadir puede (¡y lo hará!) determinar tu eficacia como líder. Si bien hay innumerables formas de abordar una negociación, las pequeñas decisiones que tomes, pueden tener un gran impacto en tu negocio y en tus resultados.

Tomando el enfoque desde la relación, puedes tener éxito en la negociación creando un estado gana-gana donde puedas establecer condiciones comerciales que favorezcan a las partes, generando relaciones comerciales a largo plazo. Explicando por qué necesita lo que necesita la otra parte y siendo comprensivo con sus preocupaciones, tu experiencia de negociación será positiva y tus resultados en la venta serán visibles.

Antes de comenzar la negociación, te recomiendo practicar, practicar y practicar. Prepárate para todos los escenarios posibles ya que ir sin entrenar un poco es una mala idea. Un error en el lenguaje corporal o verbal, o simplemente no saber que la respuesta a una pregunta importante puede surgir como falta de confianza, puede perjudicar de una manera drástica tus  negociaciones.

Nunca entres en una negociación con mucho que perder. Cuando las apuestas son tan altas, debes evaluar si la negociación vale la pérdida potencial. Si planeas iniciar una negociación de alto riesgo, asegúrate de tener otras opciones disponibles si el resultado no es a tu favor.

En estos casos, asegúrate que la parte con la que estás negociando entienda que estás abierto a la discusión ya que de esta manera podrá entender la contra parte que han sido escuchados y sus problemas fueron realmente considerados.

Durante las negociaciones, recuerda que los negocios son negocios y que la otra parte no quiere ganar menos o pagar de más, porque piensan que tu empresa no es valiosa (no perderían su tiempo en las negociaciones si se sintieran así), simplemente quieren obtener la mejor oferta para sí mismos. Tomar las negociaciones demasiado en serio puede crear sesgos, o lo que es peor, mal humor, que puede amargar la relación indefinidamente. En un mundo donde las referencias son el arma más poderosa de tu empresa, lo peor que puedes hacer es empañar tu reputación con una mala negociación. Asegúrate de identificar obstáculos emocionales en la persona con la que estás negociando y en algunos casos como un as bajo la manga, trata de encontrar una manera de renunciar a algo para ayudarle a tu cliente potencial a superar esta necesidad potencialmente menos racional.

En ocasiones, muchas personas pierden una muy buena oportunidad debido a las malas negociaciones, simplemente porque intentaban ganar cosas que no eran tan importantes, por ello, te recomiendo crear una lista de prioridades para la negociación, considerando los momentos en os cuales podrás adoptar una postura firme y dónde podrás ofrecer cierta flexibilidad sin sacrificar tus objetivos a largo plazo. Este enfoque garantiza que el resultado, aunque no sea del todo a tu favor, no comprometerá tus objetivos.

Por último, te recomiendo deshacerte del ego sin rendirse a la posible intimidación, ya que   puede terminar una negociación antes de que comience. De igual manera, abandonar  por miedo es de dejar que la otra parte piense que se está saliendo con la suya.

Recuerda: como propietario de tu empresa,  no puedes tener miedo a trabajar con empresas más grandes; por el contrario, son tu boleto para el crecimiento y establecimiento de tu compañía.

¿Te gustaría obtener sesiones exclusivas para aprender a negociar?

Para obtener mayor información sobre otras técnicas de ventas y solicitar coaching corporativo en ventas, consulte: https://xn--manuelquiones-qkb.com/cursos

Acerca de Manuel Quiñones

Manuel Quiñones Ph. D.,MBA (International) / MC Master of Commerce, es un autor, conferencista internacional en neuromarketing y neuroventas, profesor internacional y consultor empresarial con una amplia y reconocida experiencia en el manejo proyección y desarrollo del departamento comercial y de mercadeo. https://xn--manuelquiones-qkb.com/

cómo vender si soy millenial